diamond-education

GUíA SOBRE EL CORTE DE LOS DIAMANTES

El corte del Diamante se refiere a las proporciones, pulido, y simetría de la piedra: los tres principales factores que intervienen en la creación de un diamante con una óptima reflexión de la luz. El término utilizado para describir la refracción de la luz a través de la parte superior de los diamantes, es lo que muchos denominan como "brillantez" de un diamante.

Un excelente corte de diamante produce un diamante con una alta refracción de la luz, fulgor deslumbrante, fuego y centelleo. Un mal corte, por otro lado, puede causar que la luz se filtre por los lados y el fondo del diamante, o puede limitar la cantidad de luz que entra en el diamante. Malos cortes por lo tanto pueden provocar que el diamante parezca oscuro, aburrido y sin vida, a pesar de sus niveles de color y claridad. Este hecho provoca que el corte de un diamante sea el factor más importante que influye sobre su apariencia. Por esta razón, Zoara sugiere que usted elija el diamante, con el más alto nivel de corte que se encuentre dentro de su presupuesto.

El corte de un diamante tiene influencia sobre tres características principales:

  • Brillantez
    La brillantez es la cantidad total de luz reflejada por un diamante. Cuando la luz impacta sobre la superficie del diamante, una parte de la luz ingresa y otra parte es reflejada. La luz reflejada de forma más  inmediata es devuelta por los ángulos de la corona.

  • Centello
    El centello se refiere a destellos de luz, los cuales se producen al inclinar el diamante de lado a lado. La luz que no es inmediatamente reflejada ingresa en el diamante y es reflejada por las paredes internas hacia el centro del diamante. Esta luz, que rebota en las paredes internas del diamante, es la cualidad conocida como centello.

  • Fuego
    El fuego de un diamante se refiere a la dispersión del diamante en diferentes colores de luz. Una vez que la luz rebota desde las paredes del diamante hacia el centro del mismo, regresa rápidamente hacia la parte superior del diamante. Debido a que la luz es ligeramente doblada por el diamante, puede observarse un espectro de color saliendo de la parte superior del diamante.

Comprendiendo la Anatomía de los Diamantes

Para comprender adecuadamente el corte de un diamante, es importante entender la terminología de la estructura básica del diamante en lo que se refiere a proporción, simetría y pulido.   

  • Diámetro: El diámetro es el ancho de un diamante pulido desde un lado del cinturón hasta el otro.  

  • Tabla: La tabla es la faceta pulida más grande el diamante en la faceta superior de la piedra.

  • Corona: La corona es la parte superior del diamante la cual se mide desde la superficie de la tabla hasta el cinturón.

  • Cinturón: El cinturón es la arista más ancha del diamante, donde finaliza la corona y comienza el pabellón.

  • Pabellón: El pabellón es la parte inferior del diamante la cual comienza en el cinturón y se extiende hasta la culata.

  • Culata: La culata es la diminuta faceta plana en la punta inferior del diamante.

  • Profundidad: La profundidad de un diamante se refiere al largo total del mismo, se mide desde la culata hasta la tabla.

Proporción, Simetría y Pulido
 
Proporción del Diamante

Para captar la luz y reflejarla de manera óptima, el pabellón de un diamante debe tener ángulos exactos y profundidad. Si el ángulo del pabellón es demasiado superficial o demasiado profundo, la luz puede escapar o filtrarse, creando "manchas" oscuras y apagadas. El ángulo de la corona es también muy importante, ya que este afecta a la manera en que la luz entra y sale del diamante.

No solamente los ángulos son importantes, el porcentaje de profundidad y el porcentaje de tabla son también factores clave que contribuyen a mejorar la calidad del corte de un diamante. El porcentaje de profundidad se refiere a la profundidad de diamante dividida entre su diámetro. Los diamantes de poca profundidad tienen menor porcentaje de profundidad mientras que los diamantes de más profundos tienen más altos porcentajes de profundidad. Un buen porcentaje de profundidad para un diamante redondo está considerado entre los 59 y 62,5 %. El porcentaje de tabla se refiere al ancho de la tabla dividido entre el diámetro. Una vez más, los diamantes con un mayor porcentaje de tabla tienen tablas más grandes, y los diamantes con un menor porcentaje tabla tienen tablas más pequeñas. Un buen porcentaje de tabla para un diamante redondo se considera comprendido entre 53 y 59 %.

Simetría del Diamante

Las facetas de un diamante deben ser simétricas con el fin de maximizar la cantidad de luz que entra y sale de la piedra. Los diamantes con mala simetría se ven levemente distorsionados, desequilibrados y mal formados. Por otra parte, esto afectará también la brillantez, el centelleo y el fuego. Muchas piedras redondas asimétricas no son completamente redondas, o contienen facetas deformadas o culatas no centradas. Zoara le recomienda considerar diamantes redondos brillantes con una simetría de nivel no inferior a Muy Bueno, y diamantes de corte fantasía con un nivel de simetría no inferior a Bueno.
 
Pulido del Diamante

Una vez que el diamante es cortado, cada faceta del diamante es pulida. Si el pulido es realizado en forma inadecuada, puede dejar rayas que son similares a las marcas dejadas luego que un automóvil es encerado. Un diamante de pulido Excelente es aquel que presenta muy pocas o ninguna raspadura. Zoara le recomienda considerar los diamantes con un nivel de pulido que no sea inferior a Bueno.
 
Niveles de Corte

Ideal/Excelente: Excelente rendimiento ante la luz. Refleja casi la totalidad de la luz que ingresa. Cortes poco comunes y extremadamente bellos.

Muy Bueno: Muy buen rendimiento ante la luz. Refleja casi la totalidad de la luz que ingresa. Los diamantes de corte Muy Bueno son considerados de gran valor.

Bueno: Buen rendimiento ante la luz. Refleja la mayor cantidad de la luz que ingresa. Los diamantes de corte Bueno son mucho menos costosos que los de corte Muy Bueno.

Aceptable: No tan brillantes como los cortes Bueno o superiores, los diamantes de corte Aceptable son aun considerados diamantes de buena calidad.

Pobre: Los diamantes de corte Pobre son por lo general cortados de forma demasiado superficial o demasiado profunda causando que una gran cantidad de luz se escape por los costados y por la base del diamante. La mayoría de las tiendas de diamantes de alta calidad no proveen diamantes de corte Pobre.