FREE Shipping and 60 Day Returns

Características de las Gemas

Aunque no existe un estándar en la industria para clasificar las piedras preciosas, casi todos están de acuerdo en que las piedras preciosas se caracterizan por los siguientes cuatro atributos definitorios: color, corte, peso en quilates y claridad.Ver la colorida colección de finas  Joyas con Gemas de Zoara

Color


La coloración única de una gema está determinada por su tono, matiz y saturación. En términos generales, mientras más intenso y bien distribuido sea el color de las piedras preciosas, mayor será su valor.

  • Tono: El tono de una piedra se refiere a la profundidad, riqueza, o la oscuridad del matiz de la piedra. El tono de una piedra preciosa puede oscilar desde "muy, muy ligero", o casi incoloro, hasta "muy, muy oscuro", o casi totalmente opacos. Una piedra de calidad es lo suficientemente transparente para permitir a luz regresar, pero lo suficientemente oscuro para mostrar una riqueza de color.     

  • Matiz: El matiz de una gema se refiere a las tonalidades de color específicas que exhibe. Cuanto más unificado sea el tinte, más alto es el valor de la piedra. Una piedra que se ve completamente azul en lugar de verde azulado sería considerada una piedra de calidad superior. Aparte de Ópalos, piedras preciosas que muestran dos o más colores que compiten por la atención del ojo son consideradas de menor valor.

  • Saturación: Saturación se refiere a la intensidad o la pureza del color de una piedra preciosa. Un color impuro puede parecer sucio, fangoso o nubloso. Normalmente piedras con un mayor nivel de saturación despliegan colores más brillantes y vivos.       

Corte

El corte de una gema, como el corte de un diamante, realza su belleza y valor total. Un buen cortador desea capitalizar con valiosos peso en quilates, color, claridad y simetría. Debido a que las piedras preciosas pueden variar enormemente en color y valor por quilate en bruto, no hay medidas estándar o porcentajes de cortes de piedras preciosas. La calidad de cada corte debe juzgarse en función de la calidad de cada piedra.       

  • Peso en quilates: las piedras preciosas, específicamente de la familia del corindón, como rubíes y zafiros, son mucho más caros que otras piedras preciosas. Por esta razón, un cortador puede optar por mantener una inclusión en favor de la producción de una piedra con un mayor peso en quilates.

  • Claridad: La claridad de un diamante se refiere a los arañazos, fisuras y otras inclusiones que pudieran desmejorar la belleza general de la piedra. Un corte de calidad quitará tantas inclusiones como sea posible y expondrá un pulido suave y sin rayaduras.

  • Color: dependiendo del color de la piedra, las proporciones que definen un corte de calidad cambiarán. Una piedra con un color oscuro, por ejemplo, se debe cortar con un pabellón superficial para iluminar su apariencia general. Una  piedra preciosa de color claro, por otro lado, puede beneficiarse de un corte más profundo.  

  • Simetría: las caras de una piedra siempre deben ser simétricas. Un corte asimétrico, no solo se ve desaliñado, sino que también afecta a la distribución y reflexión de la luz a través de la piedra. Piedras preciosas bien cortadas son diseñadas para distribuir uniformemente la luz.   

Claridad

Las gemas tienen algunos rastros de minerales, grietas o fisuras, a las que nos referimos como inclusiones. Sin embargo, muchas inclusiones en las piedras preciosas no afectan negativamente su valor. Como existe una gran variedad de piedras preciosas, no existe ningún sistema de clasificación universalmente aceptado para medir la claridad de las gemas y en cada una se debe medir de acuerdo a su propia variedad. Naturalmente, las piedras preciosas con muy pocas o ninguna inclusión están consideradas como los más valiosas y pueden tener un precio superior al de diamantes de alta calidad debido a su rareza.
 
Peso en Quilates

El peso de una gema no está necesariamente relacionado a su tamaño. Las piedras preciosas varían considerablemente en cuanto a densidad, de modo que un quilate de rubí será mucho más pequeño que una un quilate de ópalo. Cuando se compra una gema, Zoara sugiere que usted no considere el peso en quilates para darse una idea del tamaño de la gema o el tamaño de la gema montada. A la hora de evaluar piedras preciosas, el peso de una piedra o su densidad, y no su tamaño, determinará el valor de la gema. Una piedra que es más densa, que pesa más, costará más que una gema que pueda parecer más grande en tamaño, pero tiene una menor densidad.
 
¿Qué es la escala de Mohs?

Inventada por mineralogista Alemán Friedich Mohs, la escala de Mohs evalúa la dureza de un determinado material basado en su resistencia al rayado. Esta idea fue de hecho implementada por los antiguos Griegos alrededor del año 300 a.c., pero Mohs fue el primero en crear un sistema de medición estándar y confiable.

La escala de Mohs incluye diez minerales de diversos niveles de dureza, el material más duro es el diamante y su dureza se califica con 10 en la escala. Con el fin de determinar la dureza de un determinado material, uno simplemente encuentra el mineral más duro que puede ser rayado por el material en cuestión, y su dureza se situaría justo por debajo del nivel de dureza de ese mineral.